¿Sabías que el pene puede sufrir una fractura durante el acto sexual? Cómo evitarlo y qué hacer en caso ocurra esta emergencia

En el mundo de la salud sexual, pocas lesiones provocan tanta incomodidad y preocupación como la fractura del miembro. Aunque suene sorprendente, esta lesión puede ocurrir durante el acto sexual, generando no solo dolor físico, sino también consecuencias emocionales y psicológicas.

Anatomía del pene y su función durante el acto sexual

El pene es un órgano delicado, compuesto principalmente por tejido eréctil que se llena de sangre durante la excitación sexual, permitiendo la erección. Durante la penetración, el pene experimenta una serie de cambios físicos para facilitar la relación sexual.

La erección es mantenida por una presión de sangre dentro de los cuerpos cavernosos del pene, mientras que la uretra permite el paso del fluido seminal hacia el exterior durante la eyaculación.

Estructura del pene
Estructura del pene. Créditos: Vértica.

Estos procesos son coordinados por una combinación de señales nerviosas y hormonales. Sin embargo, el pene carece de estructuras óseas o cartilaginosas, lo que lo hace vulnerable a lesiones si se ejerce demasiada presión sobre él.

¿Cómo ocurre una fractura de pene durante el acto sexual?

Aunque técnicamente no hay un hueso en el pene, una fractura de pene puede ocurrir cuando se aplica una fuerza brusca y traumática al órgano erecto. Esta situación generalmente se presenta durante la actividad sexual vigorosa, lo que aumenta el riesgo de un movimiento brusco y un mal ángulo de entrada.

Cuando el pene está erecto, es menos flexible y más propenso a la ruptura de los cuerpos cavernosos si se dobla repentinamente. La fuerza aplicada puede causar la rotura de la túnica albugínea, un tejido fibroelástico que recubre los cuerpos cavernosos, lo que resulta en una fractura de pene. Esta lesión se caracteriza por un sonido de chasquido acompañado de dolor intenso, seguido de hinchazón y cambios en la forma del pene.

Precauciones para prevenir una fractura de pene

Aunque las fracturas de pene son relativamente raras, existen precauciones que se pueden tomar para reducir el riesgo de que ocurran. Una comunicación abierta y honesta con la pareja sexual es fundamental para asegurar que ambos estén cómodos y conscientes de sus límites durante el acto sexual.

Evitar posiciones sexuales que puedan ejercer una presión excesiva sobre el pene, especialmente aquellas en las que la mujer tiene un control completo del movimiento, puede ayudar a prevenir lesiones. Además, es importante mantener una erección firme pero no excesivamente forzada, ya que la rigidez extrema del pene puede aumentar el riesgo de fractura.

Mantener un buen estado físico general también puede contribuir a la salud sexual, ya que una buena circulación sanguínea y elasticidad de los tejidos pueden reducir el riesgo de lesiones.

Consecuencias de una fractura de pene y tratamiento

Las consecuencias de una fractura de pene pueden ser graves y requerir atención médica inmediata (es una emergencia). Además del dolor intenso y la hinchazón, una fractura de pene puede causar deformidades en el órgano, dificultad para orinar, disfunción eréctil e incluso problemas en las relaciones sexuales futuras.

El tratamiento generalmente implica cirugía para reparar la ruptura en la túnica albugínea y los cuerpos cavernosos, y puede requerir un período de recuperación de varias semanas o incluso meses. Es fundamental buscar atención médica de inmediato si se sospecha una fractura de pene, ya que el retraso en el tratamiento puede empeorar las complicaciones y reducir la efectividad de la intervención quirúrgica.

Cirugía por fractura de pene
Cirugía por fractura de pene. Imagen: Créditos a su autor.

Mitos y realidades sobre las fracturas de pene

Aunque las fracturas de pene son una lesión grave, existen varios mitos y conceptos erróneos en torno a esta condición. Por ejemplo, algunas personas creen que una fractura de pene solo puede ocurrir durante el coito vaginal, pero en realidad, también puede suceder durante otras formas de actividad sexual, como la masturbación o el sexo anal.

Otro mito común es que la fractura de pene siempre se acompaña de una hemorragia profusa, cuando en realidad esto no siempre es así. Es importante desmitificar estas ideas erróneas y promover la educación sobre la salud sexual para prevenir lesiones y promover relaciones sexuales seguras y placenteras.


Si te ha gustado, recuerda que puedes leer más artículos como este en la categoría Medicina y Salud.

Esta vez te recomendamos esta otra publicación para que sigas conociendo y aprendiendo del mundo que te rodea. ¡Esperamos que te guste!